• Erik García Arellano

De colaborador a director temporal de una biblioteca: Cuatro estrategias para un adecuado desempeño

Actualizado: 10 may

Por: Erik García Arellano

Bibliotecario Mexicano


Comúnmente en las organizaciones, incluidas las bibliotecas, el organigrama es cambiante o los puestos son aleatorios o temporales, como aquellos donde un colaborador debe tomar las responsabilidades del jefe o colega que recién renunció o fue desvinculado de la organización. Para estos casos, mientras el proceso de selección del reemplazo de la nueva vacante se lleva a cabo, los colaboradores realizan doble trabajo hasta que el puesto sea ocupado. Pues como se dice en el espectáculo, el show debe continuar, y efectivamente, alguien lo tiene que hacer.


Esta es la historia de mi experiencia de vida al presentarme como candidato al cargo de director de biblioteca. Aunque las oportunidades de crecimiento profesional y personal, estarán presentes en cualquier momento, depende de cada persona tomar la decisión que mejor le convenga.


En este sentido, cuando un director de biblioteca renuncia a su cargo, la organización debe tener claras las áreas de oportunidad y habilidades de su equipo, para saber en quién delegar y en quién confiar. Este panorama ayuda en la toma de decisiones para cuando el puesto queda vacante y así poder elegir a un colaborador que se haga responsable mientras el proceso de reclutamiento se lleva a cabo. La elección para dichas funciones temporales puede resultar fácil o no. Dependerá en gran medida de las competencias y liderazgo, así como de la confianza y seguridad que se le pueda transmitir al colaborador.

Directores de bibliotecas, líderes de bibliotecas

Si perteneces al mundo de las bibliotecas podrás comprender la siguiente analogía que propongo: "El proceso de selección y adquisición no solo se ve reflejado en la forma en que las bibliotecas adquieren sus libros, también es un proceso que se usa para el reclutamiento de nuevo personal". Si bien es cierto, la complejidad y políticas de cada una, son totalmente diferentes, el resultado final siempre será el mismo: nuevo material y nuevo talento.


Desde mi perspectiva, el colaborador de la biblioteca que debe asumir las responsabilidades de director encargado tiene la ilusión de ser tenido en cuenta para el cargo; al mismo tiempo debe las funciones de líder temporal y las continuar desempeñando las actividades operativas propias de su posición. Sumando también el manejo de las emociones generadas en la esperanza de obtener el puesto, la objetividad, el relacionamiento con el resto del equipo de trabajo y positivismo ante cualquier tipo de factores.


Estrategias para un buen desempeño


Entonces, ¿Cuáles son las estrategias del líder temporal para un buen desempeño? Propongo algunas de ellas que me funcionaron para que el flujo de trabajo se mantenga y no se obstaculicen los proyectos y objetivos de la biblioteca:


1. Confianza: Desde mi punto de vista es el factor más importante para que los equipos de trabajo se sientan apoyados y puedan ejercer sus funciones de manera transparente y efectiva. Cuando un líder se gana al equipo a través de la confianza, las dinámicas de trabajo fluyen de manera natural.


2. Comunicación efectiva y oportuna: Sobresale y predomina, por el simple hecho de ser la única manera de asegurar la forma correcta de expresar las ideas, ya que influye mucho el control de las emociones cuando compartimos información. Ya sea oral o escrita, es importante cuidar la manera en cómo nos dirigimos a las personas y asegurarse de que se recibe bien el mensaje.


3. Toma de decisiones colegiada: Poner en consideración del equipo primario bibliotecario decisiones trascendentales es de suma importancia; pues ayuda a conocer expectativas, necesidades, requerimientos y proyecciones de cada colaborador. A final de cuentas, la toma decisiones colegiadas del líder temporal y el equipo a cargo, serán una herencia que deberá seguir desarrollando la nueva persona que ocupe la dirección. Es de alta importancia documentarlas como si fuera un testamento, tal cual se tratan las herencias. Pues constituirán las justificaciones de las mismas.


Estas tres estrategias, están enfocadas principalmente en el liderazgo y desarrollo del equipo.


4. Organización: Está enfocada meramente en las actividades propias del colaborador que está asumiendo el rol de director encargado; quien debe dividir su tiempo entre las asignaciones temporales, y los procesos operativos y estratégicos que se llevan a cabo de manera permanente y deben seguir realizándose. Planear y mantener una organización impecable, permitirá siempre ejecutar las funciones de la mejor manera posible.


La articulación de estas cuatro estrategias son elementos clave en el buen desempeño como líder encargado. Pues según Peter Druker “la mejor organización no asegura los resultados. Pero una estructura equivocada sería garantía de fracaso”.


Retomando el tema de la búsqueda de nuevo talento, la selección del director de biblioteca sigue su proceso. El líder encargado también tiene la intención de ser nombrado director. La seguridad, conocimientos, empatía y proyección de actividades, son los elementos importantes que se deben demostrar durante las entrevistas y lo harán un fuerte candidato para el puesto. No obstante no son garantía de los resultados, pues credenciales de los demás aspirantes, su formación y políticas internas de la institución, también forman parte de los criterios de selección.

Si después de todo este proceso el líder encargado de la biblioteca no es elegido como director, es importante que solicite una retroalimentación que le ayude a conocer los elementos que debe fortalecer para futuras oportunidades; sin desmotivarse, al contrario, la preparación, el desarrollo personal y profesional son motivación suficiente para continuar creciendo en todos los ámbitos. Toda oportunidad llega en su momento, justo y adecuado, es cuestión de buscarla siguiendo nuestra propia motivación.

Una vez el proceso de selección concluye y es elegido y nombrado el nuevo director de la biblioteca, es total responsabilidad del líder temporal quien asumió las funciones de director mientras estuvo la vacante, hacer que el director electo se sienta en casa y que sus primeros días sean de lo más cómodos, para que la transferencia de pendientes y proyectos sean de lo más transparentes y puntuales.


Algunas veces pasa lo contrario y es poco el profesionalismo y colegaje, pues al no ser elegido como director la desmotivación y la falta control emocional pueden hacer presencia. Para estos casos quiero hacer referencia a Maria Montessori, pedagoga, doctora y humanista italiana quien en el Congreso Internacional Montessori realizado en 1937 en Copenhague, Dinamarca comentó: "Todo el mundo habla de paz, pero nadie educa para la paz, la gente educa para la competencia y este es el principio de cualquier guerra. Cuando eduquemos para cooperar y ser solidarios unos con otros, ese día estaremos educando para la paz".


Permítanme terminar este escrito con esta reflexión, es importante educarnos y educar para cooperar y ser solidarios, apliquemos en todos los escenarios el sentido de lo humano y generemos paz en nuestras vidas. Conflictos existirán en nuestro día a día, pero la resolución de estos, es lo que nos evitarán las guerras ante cualquier competencia.

 

Erik García Arellano. México

Bibliotecario mexicano especialista en Desarrollo de Colecciones. Actualmente formo parte del equipo de la Dirección Nacional de Bibliotecas del Tecnológico de Monterrey como líder especialista en Desarrollo de Colecciones. Me he desempeñado como catalogador, coordinador de atención a usuarios y de desarrollo de colecciones. Soy gestor de recursos electrónicos, especialista en ISO 9001:2015 y profesor titular de la materia de Investigación I y II para el programa de bachillerato internacional.


Fanático del underground en lo que a literatura, cine y música se refiere. Me gusta generar contenido audiovisual para el entretenimiento de bibliotecarias y bibliotecarios de habla hispana.

84 visualizaciones