• Lourdes Feria Basurto

SIABUC, el "Modelo Colima" y las bibliotecas universitarias

Actualizado: 8 nov


Por: Lourdes Feria Basurto

Bibliotecaria Mexicana


El liderazgo e identidad es uno de los cuatro elementos el modelo Colima. Y es que hay un un lugar en México, una provincia llamada Colima donde se gestó un proyecto tecnológico/bibliotecológico que tal vez los más jóvenes no lo hayan oído mencionar. Eso fue cuando aún no existía el internet, ni la inteligencia artificial, ni los teléfonos móviles.


Era la década de 1980. En aquel entonces los catálogos, los OPAC, no eran digitales sino que estaban hechos de tarjetas de cartulina, las colecciones estaban formadas exclusivamente por libros impresos y nadie imaginaba que lo digital penetraría en el mundo de las bibliotecas hasta que un día discretamente los bibliotecarios de la universidad pública de esa localidad, fueron desarrollando –en sus horas libres, sin presupuesto, pero motivados por la necesidad de encontrar soluciones— un software en una computadora, que si bien era enorme, no tenía ni la décima parte de la capacidad de lo que pueda tener el día de hoy el teléfono móvil más sencillo.


Esa aplicación, conocida por su sigla, SIABUC - Sistema Integral Automatizado de Bibliotecas, funcionó localmente con lo cual sus creadores al ver que resolvía necesidades reales iniciaron su distribución primero como un juego entre colegas y amigos, posteriormente de manera abierta y amplia haciendo posible que, en relativamente poco tiempo, se utilizara ya en 22 países, ayudando a que miles de bibliotecas latinoamericanas se automatizaran a un ritmo sorprendente.

Después llegaría a Colima la tecnología del CD-ROM que incluiría textos completos y cada vez más posibilidades multimedia ¿los bibliotecarios generando productos digitales en CD?

Era impensable, sobre todo porque se hizo con el mínimo presupuesto pero con mucha dedicación y gestión, se tocaron muchas puertas, se fueron logrando impactos y así pudieron crecer los proyectos hasta incursionar en organismos como la IFLA, la OEA, la Unesco y la Organización de las Naciones Unidas, participando, incluso, en programas del nivel de la gran Biblioteca Digital Mundial, la Memoria del Mundo, Academias Cisco, Internet 2 y muchos otros. De toda Latinoamérica asistían a Colima profesionales de información a los eventos anuales, a pasantías trimestrales, a capacitaciones diseñadas a medida y a las distintas actividades que llegaron a formar parte de la Cátedra Unesco en Tecnologías de Información.

¿Por qué en Colima se logró pasar de no tener nada a participar en proyectos de esa magnitud?

La respuesta corta es porque se trabajó muchísimo, se dedicaron muchas horas a la autoformación y se fortaleció la consciencia del trabajo en equipo. La respuesta amplia está documentada en una tesis doctoral: "Los proyectos de investigación aplicada sobre tecnologías de información y la gestión de conocimiento en el ámbito de las bibliotecas universitarias: proyección del Modelo Colima". (Feria, 2015). disponible en acceso abierto en la que se explica el “Modelo Colima” y sus cuatro elementos: tecnología hecha, tecnología hablada, ingeniería humana (liderazgo e identidad) y bibliotecología.


En esta tesis se resalta: "La participación de Colima en otros ámbitos en los que incursionó con base en sus experiencias de sistematización de información. Uno de ellos fue el de las aplicaciones tecnológicas para la administración pública y los servicios al ciudadano y el otro el de la participación en los programas de abatimiento de la brecha digital mediante procesos de adopción tecnológica. Se analiza, por otra parte, un modelo alternativo de trabajo en equipo que exploró el grupo Colima para sensibilizar tanto a los bibliotecarios universitarios como a la comunidad académica en actividades de alfabetización informacional."


Además se reconoce: "El impacto de las tecnologías de la información y la comunicación y los cambios que han representado para la educación superior se consideran clave en este proceso. En esa complejidad es donde la biblioteca universitaria, aprovechando al máximo el potencial de las TIC y los conocimientos de la profesión, tendrá también que transitar a modelo más propositivo y participativo, generador de soluciones basadas en investigaciones pertinentes y sólidamente sustentadas." Si quieres aprender más sobre estos cuatro elementos del modelo puedes profundizar en la tesis.


Hoy en día, en un mundo tan digital, en la “Sociedad Red”, en una bibliotecología post-internet, este modelo sigue vigente y los elementos que lo conforman, en especial la ingeniería humana, son más pertinentes que nunca. Es momento de que los bibliotecarios cambiemos las quejas y los lamentos del tipo “no me apoyan”, “no se puede”, “no me toman en cuenta”. Comencemos en cambio a construir identidad y sentido en todo lo que hacemos, el mundo al que aspiramos está en nuestras manos y el modelo Colima es la prueba fechaciente porque sin duda alguna en América Latina si se quiere… ¡se puede!.

 

Dra. Lourdes Feria Basurto. México


Doctora en Ciencias de la Documentación en la Universidad Complutense de Madrid. Consultora independiente en gestión de datos, información y conocimiento. 28 años de servicio en la Universidad de Colima (México) como Coordinadora de Tecnologías, Directora de Bibliotecas y 10 años a cargo de la Cátedra Unesco en Tecnologías de Información para América Latina.

Puedes seguirla en: www.lourdesferia.com

146 visualizaciones