• Cynthia Ruiz Díaz Espinoza

Experiencia de una bibliotecaria escolar resiliente: Biblioteca en classroom


Por: Cynthia Ruiz Díaz Espinoza

Bibliotecaria escolar paraguaya


Para iniciar querido lector, es necesario mencionar que este texto se trata sobre la resiliencia en unidades de información, específicamente de biblioteca escolar. Así que entenderemos resiliencia bibliotecaria como: "la capacidad que poseen los bibliotecarios y en general el personal que labora en las bibliotecas, para reconstruirse en momentos de crisis logrando diseñar servicios eficientes y teniendo como resultado personas empáticas, sensibles y capacitadas para enfrentar futuras situaciones de dificultad utilizando la información y el conocimiento como su principal insumo." Tal como lo definen Mary Carmen Rivera y Maria del Rosario Espino en su escrito: La urgencia de contar con bibliotecas resilientes.


Este preámbulo aplica a la actualidad y a lo que vivimos durante pandemia, pues personalmente fui consciente de situaciones para las cuales no estaba preparada para enfrentar todo el caos e incertidumbre personal y profesional como bibliotecaria escolar. Muchas preguntas surgieron en esos momentos. ¿Qué hago? ¿Cómo enfrentó esto? ¿y mis estudiantes? ¿Cómo cumplo la labor de brindarles acceso a la información en medio de tanta inestabilidad? ¿Qué herramientas puedo utilizar para estar cerca de mis usuarios? Sin duda alguna, estos interrogantes calaron en lo más hondo de mí.


Puedo hablarles con total sinceridad cuando les cuento que no fue fácil pensar en las acciones que debía realizar para dar respuesta a mis preguntas y a las necesidades de mi comunidad usuaria. Todos estos sentimientos se llevan a flor de piel con la incertidumbre de una cuarentena total, sin salir de casa, estar en el “encierro” en donde nuestros pensamientos pueden ser nuestros mejores o peores aliados a la expectativa de lo que podría pasar, considerando que se puede empeorar la situación. Pero persistía el reto de ¿Cómo adaptarme y adaptarnos?.


¿Me creerían si les digo que ser RESILIENTE fue la respuesta a todo?

Lo más complejo fue comprender el significado profundo de esta palabra, pero encajó perfectamente en la situación y me ayudó a obtener la comprensión de que existe esta capacidad maravillosa en las personas, además aporta una nueva mirada esperanzadora y optimista, que es importante y oportuna en los tiempos que están por venir. No obstante, a nivel profesional adquirí la tarea de promoverla siendo consciente y reconociendo la vulnerabilidad humana y, desde allí, aportar a mejorar la calidad de vida en nuestros usuarios.


Toda esa compresión sobre la resiliencia fue complicada llevarla al ámbito bibliotecario, pues se requerían más horas frente a la computadora para crear contenido que sirviera de apoyo a los estudiantes -que contemplan el mayor porcentaje de mi comunidad usuaria- en sus investigaciones y estudios. Esto me exigía mucha creatividad, cada uno de los proyectos planificados para ese momento quedaron encajonados, con la esperanza de que el tiempo por venir sería más favorable para llevarlos a cabo.


Estos proyectos y actividades debían tener un cambio y nueva perspectiva pues era necesario adaptarlos y encajarlos en los protocolos de bioseguridad implementados en la institución y a nivel nacional. En el proceso de adaptación cada proyecto fue retador, meticuloso, y requirió mucho de innovación, este proceso de adaptación también trajo consigo miedo, ansiedad y todos estos sentimientos que se hicieron parte del diario vivir.


Biblioteca en Classroom

Expuesto el tema de sentimientos encontrados y experimentados a flor de piel, así como parte del proceso de adaptación, quiero contarles sobre la virtualidad y las herramientas que utilicé para lograr mi objetivo de apoyar y satisfacer las necesidades de mi comunidad usuaria. En ese momento se me ocurrió crear una clase que llamé Biblioteca en Classroom. Por materia coloqué las áreas del conocimiento del 000 hasta 900, esto ayudó a que el acceso a la búsqueda de información fuera más ágil rápido y preciso. El camino a seguir fue utilizar siempre esas herramientas tecnológicas a mi favor para cooperar, ayudar y mantenerme presente con mis usuarios. Como resultado, logramos seguir brindando atención personalizada a la comunidad usuaria, ayudándolos en sus necesidades de información y por sobre todo se logró aprovechar la situación para fortalecer la educación del usuario en el área de búsqueda de información en fuentes confiables.


Además, la experiencia adquirida ha revolucionado mi desarrollo profesional porque con la virtualidad, el manejo y uso de las herramientas como Classroom de Google, una herramienta que ayuda a enriquecer las actividades de aprendizaje en el aula y que además de ser gratuita fue de gran utilidad.


Como personal y profesional me sentí muy de cerca de los estudiantes, logré posicionarme en los pensamientos de ellos, así que con total honestidad puedo decir que la experiencia vivida no tiene precio y usted como profesional de la información puede crear material y servicios maravillosos con pequeños cambios, así que los invito a que mantenga una actitud positiva e incite a su creatividad a florecer en tiempos como los que estamos viviendo, realmente no sabemos cuándo le estamos cambiando la vida a una persona con nuestra gran labor como lo es ser bibliotecario.


Quiero terminar este escrito compartiendo un mensaje de Lidia Brito, directora de la Oficina UNESCO Montevideo en las II Jornadas de Bibliotecas Escolares: “En la sociedad de la información, la biblioteca escolar cumple con uno de los principales objetivos de la educación moderna, es decir formar alumnos que “aprendan a aprender”, aprendan a buscar, seleccionar, analizar y procesar información, estimulando sus capacidades imaginativas y logrando que sean responsables del uso de libertad para que puedan lograr un autoaprendizaje constante”

 

Cynthia Ruiz Díaz Espinoza. Paraguay

Bibliotecaria del Faith Christian School desde el 2011. Egresada de la Facultad Politécnica de la Universidad Nacional de Asunción, obteniendo el título de Licenciada en Ciencias de la Información, con énfasis en Biblioteca, Archivo; Documentos y Museo. Culminé estudios de postgrado en Didáctica Universitaria, y Didáctica de la Educación a Distancia. Actualmente soy colaboradora de la red Bibliotecarios con Valor.

Me encanta estar a la vanguardia en cuanto a la bibliotecología, la educación y el desarrollo profesional, porque el aprendizaje es un proceso continuo. Y en este tiempo de avances tecnológicos se hace perentoria la necesidad de adaptarse para llegar a objetivos superiores.

Redes y contacto: Linkeind: Cynthia Ruiz Díaz Espinoza.

Facebook: Cynthia Ruiz Díaz Espinoza.