top of page

Cómo pueden los bibliotecarios aplicar el coaching educativo en su trabajo

Actualizado: 23 nov 2023


El coaching educativo se ha convertido en una herramienta esencial tanto para docentes como para aquellos involucrados en el proceso educativo, ya que contribuye significativamente al mejoramiento del rendimiento académico y al bienestar de los estudiantes. Además, desempeña un papel crucial en la formación de las nuevas generaciones en competencias emocionales, permitiéndoles adaptarse con mayor facilidad a los constantes cambios. Ahora bien, ¿qué implica exactamente el coaching educativo y por qué es crucial que los bibliotecarios adquieran estas habilidades?


El coaching educativo se fundamenta en metodologías innovadoras y experienciales, donde tanto docentes como alumnos llegan a soluciones y conclusiones de manera conjunta a través de su propia autorreflexión. Este proceso de coaching es un camino de aprendizaje, crecimiento y transformación. El coaching educativo se basa en el acompañamiento estructurado por parte de un coach educativo con el objetivo de que los estudiantes puedan alcanzar sus metas académicas o personales, identificando sus fortalezas, sus debilidades, y estableciendo objetivos inteligentes o "SMART" que son: Específicos, Medibles, Alcanzables, Realistas y con Tiempo límite para su consecusión y con esto diseñar un plan de acción para lograrlos.


Según Carmen Valls Ballesteros y Coral López en su libro Coaching Educativo: Las emociones al servicio del aprendizaje subrayan que "El coaching acompaña a directores, tutores y profesores a potenciar su propio crecimiento, les ayuda a generar pensamiento y desarrollo personal en su equipo o en los grupos con los que trabaja, los ayuda a crecer. Se trata tanto de pensar con ellos y no por ellos". Un coach educativo es un facilitador del aprendizaje y puede ser un profesor, un bibliotecario o persona relacionada con el ámbito de la educación certificada en habilidades coach; trabaja con estudiantes y docentes para desarrollar habilidades de autoconocimiento, autoconfianza y autodisciplina, que son fundamentales para el éxito académico y personal.


Coaching educativo en bibliotecas


La aplicación del coaching educativo en el ámbito bibliotecario puede contribuir significativamente al desarrollo integral de los estudiantes.


En el contexto de las bibliotecas, los bibliotecarios que se forman como coaches educativos desempeñan un papel importante para los estudiantes, su trabajo se enfoca en incluir la dimensión emocional y relacional al tiempo que los acompaña en el desarrollo de habilidades de investigación, pensamiento crítico y resolución de problemas. También podría trabajar con los estudiantes para establecer objetivos específicos como mejorar su promedio de calificaciones en un punto durante el semestre, diseñando un plan de acción que incluya la asistencia a talleres de estudio, la creación de un horario de estudio y la búsqueda de recursos adicionales en la biblioteca.


Leslie Villanueva bibliotecóloga y documentalista chilena, y también coach ontológico destaca que "Los bibliotecarios pueden desempeñar un papel importante como coaches educativos para los estudiantes, pero necesitan desarrollar habilidades específicas de coaching para ser efectivos. Al formarse en habilidades de coach, los bibliotecarios pueden ayudar a los estudiantes a alcanzar sus metas académicas y personales, y mejorar su éxito en la escuela y en la vida." Esto se hace diseñando y promoviendo programas, espacios, colecciones y servicios en la biblioteca que integren la educación emocional, la reflexión, la resiliencia o la inteligencias múltiples.


Los bibliotecarios necesitan desarrollar habilidades de coach educativo


Cada vez más bibliotecas en el mundo se han aventurado a incluir temas de educación emocional o acompañamientos en el desarrollo de habilidiades en sus programas o servicios, muchos de ellos a pedido directo de los usuarios, como es el caso de las Biblioteca Pública de New York con su programa "Career or resilence coaching" o la Biblioteca Pública de Ossining en donde a través de estos servicios acompañan a sus usuarios no sólo a buscar, encontrar e identificar la mejor oferta laboral acorde a necesidades, sino también a desarrollar habilidades del ser y del hacer que los proyecten como los candidatos más opcinados para el empleo, la preparación para la entrevista laboral, el desarrollo del liderazgo o las negociaciones salariales.


Es importante que los bibliotecarios desarrollen estas habilidades y se capaciten como coach educativos, algunas de ellas son:

  • Escucha activa: Desarrollar la capacidad de entender las necesidades y preocupaciones del otro, esto implica prestar atención a lo que el estudiante o usuario está diciendo "Un bibliotecario debe interactuar con sensibilidad, atención, comprensión, inteligencia emocional, y por sobre todo, empatía. El objetivo es que nuestros usuarios estén satisfechos con nuestro servicio. Si un usuario se siente escuchado ganaremos su confianza, lealtad al servicio y posicionaremos nuestra biblioteca."


  • Hacer preguntas poderosas: Los bibliotecarios deben ser capaces de hacer preguntas poderosas que ayuden a los estudiantes a reflexionar sobre sus objetivos y motivaciones. Estas preguntas pueden ayudar a los estudiantes a identificar sus fortalezas y debilidades, establecer metas realistas y diseñar planes de acción efectivos.


  • Dar retroalimentación efectiva: La retroalimentación es una práctica que puede convertirse en una herramienta muy valiosa de mejora continua es un instrumento fundamental de apoyo para motivar y contribuir a la superación. Esto implica proporcionar retroalimentación constructiva que sea específica, oportuna y basada en hechos.


  • Construir relaciones de confianza: Generar un ambiente de seguridad y esperanza que facilite la comunicación, el entendimiento, la toma de decisiones con el trabajo en equipo y con los estudiantes para que se sientan cómodos compartiendo sus preocupaciones y metas. Esto implica demostrar empatía, respeto y confidencialidad.


Estas habilidades mejoran la calidad del servicio bibliotecario y permiten que el personal de la biblioteca desempeñe un papel fundamental en el desarrollo de los estudiantes, contribuyendo a su éxito no solo en el ámbito académico, también en su crecimiento integral.


Para desarrollar habilidades de coaching educativo, los bibliotecarios pueden buscar capacitación y formación en esta área. Existen libros y cursos en línea que pueden ayudar a los bibliotecarios a aprender técnicas de coaching y cómo aplicarlas en su trabajo diario. También pueden buscar la colaboración de expertos en coaching educativo para recibir asesoramiento y orientación en el desarrollo de habilidades de coaching. Además, los bibliotecarios pueden practicar habilidades de escucha activa, hacer preguntas poderosas y proporcionar retroalimentación efectiva en su trabajo diario para mejorar la experiencia de los estudiantes en la biblioteca. En resumen, los bibliotecarios pueden desarrollar habilidades de coaching educativo a través de la capacitación, la colaboración y la práctica diaria de habilidades de coaching para mejorar la experiencia de los estudiantes y en general con los usuarios en la biblioteca.


Si te interesa aprender más sobre el potencial del coaching educativo y cómo los bibliotecarios pueden aplicar estas herramientas en su entorno, es momento de tomar acción. No dudes en compartir este artículo con tus colegas y conexiones en las redes sociales para ayudar a promover la labor bibliotecaria basada en la emoción y la humanidad de los profesionales de las bibliotecas.

58 visualizaciones

Comments


bottom of page